¿Tienes algo para compartir sobre nuestro nuevo website? Por favor, dinos que te parece    AQUÍ
catset
VIDEOS

Serie sobre Capitalismo Consciente

By José Suárez Arias-Cachero Ene 18, 2018

El mundo cambia en forma incesante y a una velocidad nunca antes vista.  Vivimos en un contexto VUCA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo), en donde la necesidad de cambiar y adaptarnos constantemente es crítica. En esta serie de vídeos, José Suárez postula los principios del capitalismo consciente como una plataforma que nos permite actuar en nuestros negocios y superar los desafíos del mundo actual, de manera consciente, inclusiva y guiada por un propósito común.

Estos vídeos fueron originalmente grabados en una conferencia presentada en Barranquilla, Colombia.

Los 4 principios

En este segundo clip, José Suárez habla sobre los 4 principios del Capitalismo Consciente y de la importancia de cada uno.

Esta tercera parte, se refiere a la importancia de promover un fin que va más allá de nuestro interés propio.

En este último clip, José explica la importancia de poner foco en el proceso cuando estamos haciendo negocios. Puntualiza que es importante desde donde hacemos las cosas, ya que hacer negocios se trata de la vida de las personas.

Transcription

Hoy todos tenéis un iphone un aparato que nos conecta de forma táctil ¿sabéis en qué año salió el iphone uno? ¿Alguien lo puede imaginar? ¿O lo recuerda? 28 de junio del 2007 es antes de ayer y cambió totalmente los negocios, cambió la forma de relacionarnos, cambió todo, 2007 no es ni siquiera el siglo pasado, 2007.

La manera de actuar diferente es la que tenemos que aplicar desde el mundo empresarial para enfrentarnos a este nuevo entorno, a este nuevo escenario y nosotros lo que proponemos en este caso, son los principios del capitalismo consciente, pero el capitalismo consciente son cuatro.

Nosotros proponemos empresas que tengan claro un propósito noble. El contemplar, olvidarnos del mantra de que la única función de la empresa es la creación de valor para el accionista, que era el mantra de las escuelas de negocios de los años 80 y entender que no es el retorno de valor para la accionista.

Sino que, hay que tener en cuenta a todos los grupos de interés. Empresas que tengan un liderazgo consciente y empresas que, a través de ese liderazgo consciente, gestionando el propósito y abordando a los grupos de interés sean capaces de crear una cultura consciente en la compañía. Esos son los cuatro principios que definen a una empresa que está regida por el capitalismo consciente.
Estos son los cuatro principios que definen a una empresa que está regida por el capitalismo consiente. Propósito es poderosísimo, el propósito es el que nos tiene que dar la diferencia de porque esta nuestra compañía en el mundo, conduce todo lo que hacemos, es clave para todos los stakeholders para las partes interesadas, es la razón que nos lleva más allá de ganar dinero y pásmense, cuando las empresas tienen un propósito, resulta que encima ganan más dinero y eso es parte de la magia del capitalismo consiente, es decir, haciendo cosas que teóricamente no estaban alineadas con el manto del retorno al valor accionista, hoy en ese mundo complejo estas empresas tienen resultados mejores y más sostenibles en el tiempo y lo demuestra un profesor que se llama Rajendra Sisodía.

Es uno de los creadores del capitalismo, del movimiento del capitalismo consiente en un estudio que hizo que se llama fans offenderman donde hace una comparación entre empresas que cumplen estos cuatro elementos, las compara con el desempeño de empresas del estándar 500 y con empresas que se habían hecho en estudios anteriores y encuentra que estas empresas consiguen retornos muy superiores a lo largo de un estudio de 15 años.

Es decir, en el medio y en el largo plazo las empresas que actúan cuidando a los stakeholders que tienen en mente a todos los elementos que están alrededor de la empresa y que tienen ese propósito y que tienen ese liderazgo y esa cultura consiente tienen además resultados mejores, más espectaculares y más sostenibles en el tiempo.

Adam Smith, ¿cuántos no oímos hablar de la mano invisible del mercado de Adam Smith? Pero se olvidan de la última línea de la frase de Adam Smith. Fíjense, “No es por la benevolencia del carnicero, del cervecero, etcétera, etcétera, etcétera”. Al final se nos vendió que Adam Smith más o menos lo que venía a decir era que la avaricia era la que movía a las distintas personas que mueven la iniciativa empresarial, pero no.
¿Qué dice al final?, al final lo que dice es: cuando él habla de la mano invisible lo que dice es que cada uno de nosotros cuando tiene una iniciativa empresarial, que lo hacemos buscando el interés propio; cosa que es indiscutible, pero que es legítima. Lo que ocurre es que promovemos un fin que va más allá de nuestras intenciones, esa es la clave del capitalismo consciente.
Cuando alguien asume el riesgo, cuando alguien pone el plus de esfuerzo, cuando alguien está creando empresa, cuando alguien está gestionando empresa está actuando, defendiendo el interés propio, pero está junto con los demás que hacen eso promoviendo un fin que va más allá de el interés propio.

A la hora de hacer negocios, el cómo sí importa. El proceso es importante, el cómo es lo importante. Resulta que haciendo negocios obviamente podemos hacer todas estas cosas que cambiaron a la humanidad, pero al mismo tiempo además de generar riqueza podemos destruir muchas clases de riqueza.

Nuestra responsabilidad como empresarios y nuestra responsabilidad como directivos es ser consciente de ello, del riesgo que tenemos también de que una gestión inadecuada o inmoral puede acabar con muchos tipos de riqueza, acaba con riqueza financiera, intelectual, social, natural, espiritual, puede barrer con todo, y esa es nuestra responsabilidad en marcar la diferencia.

Porque los negocios, hacer negocios no es un juego, no lo es, lo sabéis bien que no es un juego, y tampoco es operar una máquina, es mucho más complejo que operar una máquina, y tampoco es un problema matemático. Y hacer negocios tampoco está conectado con la guerra. Hacer negocios es otra cosa totalmente diferente, hacer negocios trata de la vida de la gente, trata de la vida de todos nosotros, de la vida de nuestros clientes, de la vida de nuestros trabajadores.

Hacer negocios es una de las mejores cosas que las personas pueden hacer por las personas. Y por tanto, debemos de medir nuestro éxito en la forma en que impactan en la vida de los seres humanos.

Compartir esta Página

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email

También en Axialent

This site is registered on wpml.org as a development site.